Tierra de clusters

El biotecnológico es uno de los 30 clusters que hay en Cataluña

Cataluña es un país con una buena base industrial. Podemos recordar, por ejemplo, que la participación de la industria en el PIB es del 16% en España, del 17% en la UE y del 20% en Cataluña. El 20% es precisamente el objetivo de que la Unión Europea se ha marcado para 2020. El buen dato catalana no es fruto de la casualidad, sino de muchas iniciativas y buen trabajo. Entre éstas, cabe destacar la política de clusters, que actualmente lidera Acción.

Hace ya muchos años que Cataluña apostó por los clusters. Hay que remontarse a principios de los años noventa, cuando el añorado consejero Antoni Subirà puso en marcha una iniciativa pionera a escala mundial. No fue fruto del azar, ya que Subirà hizo el doctorado en el MIT de Boston, de donde surgió el concepto de los clusters industriales.

Un clúster es una concentración geográfica de empresas, instituciones y agentes relacionados con una misma actividad económica. En Cataluña, actualmente, hay 30, entre los que se incluyen los de moda, agua, óptica y fototònica, deporte, audiovisual, sector cárnico porcino, automoción, biotecnología, mueble y vinos y cavas, por mencionar algunos . Se trata de concentraciones que permiten masa crítica y sinergias que proporcionan grandes ventajas competitivas. Por poner un ejemplo, podemos recordar los socios del clúster del agua que incluyen centros de I + D + I (como Eureca, Leitat, Instituto de Investigación del Agua, UAB, UdG …), empresas de servicios intensivos de conocimiento (empresas de soluciones para el uso sostenible del agua) y empresas de gestión integral del ciclo del agua (captación, proceso, saneamiento y distribución). En Cataluña, los clústeres agrupan 2.300 empresas, que tienen 250.000 trabajadores y facturan 74.000 millones de euros. Los clusters han demostrado que mejoran la competitividad de las empresas gracias a la innovación, la internacionalización, la formación y el establecimiento de redes entre todos los agentes implicados. En un estudio reciente de la Generalitat, el 96% de las empresas participantes consideran que las iniciativas clúster aportan valor a su sector. La experiencia catalana incluso ha sido explicada por el gurú del management Michael Porter en uno de sus libros.

Otro aspecto destacable es que, a pesar de los años transcurridos desde que comenzó la política de clusters en Cataluña, todos los gobiernos y consejeros de diferentes formaciones políticas han seguido apostando. Dados los excelentes resultados obtenidos, vale la pena colaborar con los clusters existentes y, incluso, crear más. Aunque a menudo se olvide, este es un país en el que cuando vamos unidos, y sumamos esfuerzos, hacemos milagros.

Noticia publicada el día 14/04/2019 en la web: https://www.leconomic.cat/article/1586222-terra-de-clusters.html